Info:

Hablemos sobre tu proyecto

trinidad

Esfuerzo, constancia y sacrificio son los pilares de este proyecto, cargado de sentimientos por lo que el rebranding se presentaba como un reto desde el primer conocimiento de ello.

 

A nivel icónico, la ubicación tomó el protagonismo indiscutible para cedérselo en la parte tipográfica a “TRINIDAD”, el nombre de la madre del fundador, que se quería destacar en la marca también a modo de homenaje.

En cuanto al isotipo, generamos una M que simboliza a la vez el skyline de los Montes Orientales y una metáfora de crecimiento y cambio a mejor para nuestros huéspedes con esa misma V invertida, dos veces que crece, como la relación con nuestros clientes.

El concepto

A nivel logotipo, nos apoyamos en una tipografía muy característica con una modulación de grosor que varía de izquierda a derecha para simular el efecto de proyección solar que genera la sombra del monte, un matiz muy marquista que dota de mucho carácter a la propuesta.

Color

En cuanto a colores utilizamos el color tierra como referencia a los orígenes y el color verde como proyección de la naturaleza, generando entre ambos una combinación sinérgica y positiva.

Rejilla base

Con todo esto, la nueva marca en su estructura de imagotipo genera una imagen compacta y bien estructurada que transmite a la perfección la esencia y valores de la misma.

Territorio visual

En este punto, destaca una colección de piezas corporativas necesarias para la comunicación de la marca, construidas en espacios en el que conviven los elementos puros de la marca sobre fondos de color planos y corporativos.

Limpieza, aire, o solo la pura esencia son los adjetivos calificativos que podríamos adoptar para su argumentario.

Abrir chat